CONSEJOS PARA UNA VIDA MÁS SUSTENTABLE

El ser humano moderno es una de las pocas criaturas sobre el planeta que consume recursos de manera arbitraria e indiscriminada. Antes de la expansión del hombre, mamíferos, reptiles, aves e insectos coexistían en equilibrio, sin derrochar recursos, siendo cada especie necesaria para la continuidad y evolución del ecosistema del que formaban parte.


Cuando uno vive en una gran ciudad, recibe servicios como gas, agua, luz y se abastece en el supermercado. Consume gran cantidad de recursos naturales y bienes elaborados, genera basura y desechos de manera indiscriminada. Mucha gente no sabe de donde provienen esos recursos o qué destino tienen sus residuos. La mayoría suele enterarse recién cuando el sistema colapsa y las consecuencias son evidentes. Si cada uno tomara conciencia del impacto ambiental de nuestros hábitos y adoptáramos algunas medidas muy simples pero efectivas, podríamos vivir de una manera más sustentable, es decir, sin comprometer la calidad de vida de las generaciones futuras. 

 

A continuación les presentamos los consejos que hemos seleccionado de los 100 tips de la Casa G y Sustentator para intentar cambiar algunos hábitos grises por otros más verdes. No requiere de grandes esfuerzos, sino tener la voluntad de aportar nuestro granito de arena para preservar el medio ambiente.
  1. Adquiere productos de empresas de consumo responsable. Si bien en Chile todavía no hay muchas empresas que lo tomen en serio, si se presta atención se podrá advertir que cada día hay más opciones "sustentables". Por otro lado, el consumo de alimentos regionales reduce el impacto que implica el traslado masivo de alimentos, así como también el consumo de productos naturales y/o orgánicos, ya que producen menos residuos y contaminantes en su elaboración.
  2. Cuando te bañas, toma duchas cortas. Una ducha de 5 minutos consume 30 litros de agua vs. un baño de inmersión que consume 300 litros.
  3. No dejes las llaves goteando. Una llave que gotea desperdicia entre 100 y 500 litros de agua al mes.
  4. Cierra la llave de agua cuando te cepillas los dientes. Ahorrarás entre 4 y 10 litros de agua cada vez.
  5. Utilizando cabezales de ducha de bajo consumo, llaves monocomando y reductores de caudal (aireadores) en los grifos ahorras hasta un 50% del consumo de agua.
  6. Reduce el agua desechada por el WC. En una obra nueva instalá inodoros con mecanismos de doble descarga (3 y 6 lts.). Si no tienes doble descarga, un truco casero es colocar una botella de plástico llena de agua dentro del estanque del inodoro. De esta forma ahorrarás el equivalente a la capacidad de la botella cada vez que se tira la cadena, generando un ahorro de más de 1.000 lts. al año.
  7. En una obra nueva, instala cañerías eficientes del tipo termofusión. Evita la perdida de agua y calor.
  8. Un sistema de recuperación de aguas grises permite captar el agua utilizada de la ducha y lavados, pudiendo recuperar hasta un 50% del consumo diario de agua. Luego podrás reutilizar la misma para riego del jardín, limpieza, estanque de los inodoros y cualquier otro uso que no requiera de agua potable.
  9. Si lavas los platos a mano, mantén la llave cerrada mientras los enjabonas.
  10. Al contrario de lo que muchos creen, el lavavajillas ahorra agua y energía. Lavar a mano con agua caliente puede resultar hasta un 60% más caro que hacerlo con un lavaplatos moderno a plena carga. Si necesitas enjuagar los platos antes de meterlos en el lavavajillas, utiliza agua fría.
  11. Cuando tengas que botar aceite, ponlo en una botella y llévalo a un punto de reciclado. El mismo puede reutilizarse para la producción de biocombustibles, jabones, abono orgánico, lubricante o para la creación de velas, pinturas o barnices. Nunca tires el aceite usado por el lavaplatos. Un litro de aceite contamina mil litros de agua. Si no puedess llevar el aceite a un punto de reciclado, colócalo en una botella de plástico y tíralo a la basura.
  12. Evitá tomar agua embotellada. La extracción y trasporte de la misma desde la fuente de origen hasta tu hogar genera una huella de carbono muy importante. Usa filtros de carbón activado o de osmosis inversa y lleva tu botellita o contenedor reutilizable contigo.
  13. No fumes, cuida tu salud. Si fumas, no tires el cigarrillo a la calle o en el inodoro.
  14. Usa elementos de limpieza amigables con el medio ambiente. Elige los más simples, cuyos componentes se obtengan de manera local o bajo esquemas de comercio justo. Por ejemplo los jabones de glicerina son muy buenos para la piel y el medio ambiente, y su materia prima principal es un producto secundario de la industrialización de la soja, cultivo muy abundante en algunos paises.
  15. Utiliza al máximo la capacidad de tu lavadora. Reducirás el consumo de agua, detergente y energía. Además, alargarás la vida del electrodoméstico.
  16. Riega de noche o al amanecer. Si riegas al mediodía el 30% del agua que usas se evapora y además las hojas mojadas se queman con el sol. Utiliza riego por goteo o por aspersión.
  17. Evita el uso de fertilizantes químicos y desmalezadores. No sólo contaminan el agua sino que tienen consecuencias negativas para la salud. Como fertilizante utilizá tu propio compost. Para desmalezar utiliza una mezcla de vinagre y agua.
  18. Recupera el agua de lluvia y utilízala para regar el jardín y la huerta. Además de ahorrar agua potable, el agua de lluvia contiene altas concentraciones de nitrógeno que permiten un mejor desarrollo de las plantas.
  19. Compra electrodomésticos con etiqueta de eficiencia energética clase A, son los que más ahorran.
  20. Imprime sólo lo indispensable. Una impresora láser es uno de los artefactos de mayor consumo de la casa.
  21. Descongela los alimentos con anticipación, pasándolos del freezer a la heladera. De esta manera ahorras energía ya que los mismos aportan frío al resto de los alimentos demorando el arranque del motor.
  22. Calienta sólo la cantidad de agua que vas a utilizar. Si hierbes verduras, aprovecha el agua caliente como base para sopas, cocinar pastas, cereales, etc.
  23. Proponte utilizar las escaleras una vez por semana, evitar el uso del ascensor ahorra energía y el ejercicio te hace bien.
  24. Cocina usando olla a presión. Ahorras tiempo y energía.
  25. No precalientes el horno a menos que sea necesario, sólo enciéndelo después de poner el alimento en el mismo. Aprovecha su calor para cocinar varias comidas simultáneamente, y también aprovecha el calor residual, apágalo unos minutos antes de terminar la cocción. 
  26. Planta un árbol. Purifican el aire, combaten el calentamiento global, evitan la erosión y desertificación de los suelos, protegen la biodiversidad y cuidan el agua.
  27. Trata de no usar productos en aerosol. Si los usas fijate que la etiqueta del producto diga “Sin CFC, no daña la capa de ozono”.
  28. Usa bicicleta o camina. Tu cuerpo y el ambiente te lo agradecerán.
  29. Separa tus residuos. De esta manera contribuirás al reciclado de los mismos y reducirás la extracción de recursos naturales. Puedes empezar con secos y húmedos. Busca tu punto de reciclaje más cercano.
  30. Si tienes lugar, composta los residuos orgánicos. Usa los restos de frutas y verduras para fertilizar y enriquecer la tierra de tu balcón o jardín.
  31. En tu casa usa solo bolsas de residuos biodegradables, de papel o bolsas ecológicas reutilizables.
  32. Consume fruta y verdura de estación. Además de ser más baratas, suelen ser cultivadas localmente, a diferencia de las de contrastación, que son importadas y tienen una mayor huella de carbono.
  33. Utiliza papel reciclado o con certificaciones FSC o PEFC, que aseguran una gestión sustentable de bosques.
  34. Para ahorrar tinta, usa fuentes tipográficas ecológicas. Ahorras hasta un 50% de tinta.
  35. Junta las pilas usadas en una botella y llévalas a un centro de reciclado. Asegurate que no terminen en un relleno sanitario. Una pila de mercurio contamina 600.000 litros de agua. Nunca las tires junto con tu basura doméstica. Usa pilas recargables, cada una reemplaza cerca de 500 de las convencionales.
  36. Si vas a instalar una salamandra en tu casa, elige una que sea cerrada y con cámara de doble combustión. Usa únicamente leña proveniente de bosques de cultivo, ecoleña o pellets (residuos prensados de remolacha, caña de azúcar, maíz, jatropha, camelina y residuos de actividades agrícolas, forestales, ganaderas, urbanas).
Recordemos las 5 R's Ecológicas, en cuanto al uso sostenible de recursos:
1️⃣♻️Reducir
2️⃣♻️Reparar
3️⃣♻️Recuperar
4️⃣♻️Reutilizar
5️⃣♻️Reciclar.
Estas acciones reducen el impacto de nuestra vida🙏 sobre el planeta🌏 y nos reeducan en el valor de la vida🌱...
¿Cuál podría ser tu siguiente paso?👣♻️🐾🌻
✅Comenzar a reducir el consumo de productos plásticos, darle un nuevo uso a ciertos elementos, reciclar, tener una huerta, compost, reducir huella hídrica y de carbono, etc, etc...
Infografía con las 3 R´s fundamentales:

Adaptado por: Red KAITUE - Vida Sostenible
Fuente: Sustentator

 

¡TE INVITAMOS A COMENTAR ESTE ARTÍCULO AQUÍ ABAJO!

Escribir comentario

Comentarios: 0